Sandino y el debido proceso

La detención y posterior liberación de Sandino Bucio, junto con todos los comentarios que he leído a favor y en contra, me han dejado pensando en un tema fundamental en estas fechas: el debido proceso.

Para muchas y muchos opinionólogos, el que Sandino aparezca en fotografías encapuchado y con lo que parece ser una bomba molotov entre las manos es suficiente evidencia de su culpabilidad, lo cual justifica plenamente que se le haya detenido, así sin más. La criminalización de las capuchas y paliacates es tema para otro día, si bien en ningún artículo del Código Penal se les menciona como delitos en sí mismos. De lo que quiero hablar ahora es de la detención.

Afortunada o desafortunadamente, en este caso estamos en territorio puramente legal. Las cosas son blancas o negras, no hay matices. Y está bien que no los haya, porque se complicaría demasiado la situación.

De acuerdo con la ley, para detener a una persona se requiere que haya flagrancia o bien, que se cuente con una orden de aprehensión emitida por un juez. Si existe dicha orden, los policías deben identificarse y mostrar el documento al momento de llevarla a cabo. Ninguno de estos supuesto se cumplió en el caso de Sandino. No había flagrancia porque en ese preciso momento no estaba arrojando bombas ni a inmuebles ni a agentes del Estado, lo cual es un delito que no continúa en el tiempo (como por ejemplo, en el caso de un secuestro).

Por otra parte, hasta donde se ha podido comprobar a través de los videos y testimonios difundidos, los policías que detuvieron al estudiante no contaban con orden de aprehensión y no se identificaron. Simplemente se lo llevaron. No es de sorprender que gritara que era un secuestro. Sin identificaciones, ¿cómo podemos saber que es una acción legítima de la autoridad y no un delito perpetrado por particulares?

Es claro que el juez tenía razones para dejarlo en libertad. En este caso se violó lo más básico en cuanto a derechos civiles y políticos, y ningún proceso penal puede proceder en estas circunstancias.

Si Sandino cometió algún delito – y las fotografías parecen indicarlo – es justo y correcto que se le detenga. Pero la detención debe cumplir con las formalidades legales por una razón muy sencilla: es la única manera de garantizar la correcta aplicación de la ley, tanto en éste como en todos los casos. Como sociedad, debemos ocuparnos de que las detenciones se lleven a cabo con estricto apego a la ley, para tener la certeza de que el proceso penal sea realmente justo, independiente e imparcial.

Y no hablo de “defender los derechos de los delincuentes”. Que las detenciones y los procesos cumplan con la ley nos beneficia a todos.

Acerca de Xalaila

Licenciada en Relaciones Internacionales, próxima Maestra en Terrorismo y Seguridad, activista en derechos humanos, feminista.
Esta entrada fue publicada en derechos humanos, México y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s