Este 8 de marzo NO quiero felicitaciones.

[Lo dije el año pasado, pero lo vuelvo a repetir en su integridad: este 8 de marzo NO quiero felicitaciones.]

8 de marzo

8 de marzo. Día Internacional de la Mujer. O mejor dicho de laS mujereS, porque somos muchas, somos diferentes en todos sentidos, no somos iguales. Día de recibir felicitaciones, flores, comentarios ridículos sobre la importancia de las mujeres, “son lo mejor de la vida”, etc. Comentarios que vienen de las mismas personas que el resto del año nos tratan como niñas tontas, quieren decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos, nos agreden verbal y físicamente, nos controlan a través del dinero, nos insultan, nos violan, nos matan, nos pagan menos, nos exigen pruebas de embarazo para podernos contratar.

No. Yo no quiero celebrar hoy nada. Hoy es un día de hacer un alto en el camino, voltear atrás y agradecer a todas las mujeres, conocidas o anónimas, que lograron sobrevivir a su tiempo, a sus limitaciones. También a aquellas que a pesar de todas las dificultades lucharon con toda su fuerza para cambiar su entorno. Es momento de reflexionar sobre el presente, sobre dónde estamos paradas, los derechos que hemos conquistado y los que aún nos son negados, los que quieren arrebatarnos. Sobre las vidas de mujeres y niñas que desaparecen, sobre las madres asesinadas frente a oficinas de gobierno por exigir justicia. También es tiempo de mirar hacia adelante, establecer metas, sueños y planes de acción. De juntar fuerzas, individuales y colectivas, respirar profundo y pelear por el siguiente paso. En este mundo, si no exigimos lo que es nuestro, nadie nos lo va a dar.

Que me feliciten cuando:

– reciba igual paga por igual trabajo

– nadie se tome la libertad de comentar sobre mi cuerpo

– mucho menos de decidir sobre él

– no tenga temor de salir a la calle por las agresiones de que seguramente seré objeto

– no haya necesidad de vagones separados en el metro

– se investiguen todas las muertes de mujeres y niñas

– se castigue a los perpetradores de todo tipo de violencia, incluyendo doméstica

– las niñas crezcan sabiendo que pueden hacer cualquier cosa que se propongan

– los niños crezcan sabiendo que pueden demostrar sentimientos y dedicarse al hogar si así lo desean

– no se me considere ni inferior ni superior a los hombres

– no se me sujete a ideales imposibles de belleza

– no me digan que soy irracional o berrinchuda cuando me enojo o estoy triste

– nadie diga “se lo merecía porque ve cómo se viste”

– los violadores sean llevados ante la justicia

– no se asesine a las madres que piden justicia

– no se me vea como un objeto, sexual o decorativo

– no se crea que soy un premio que hay que ganar

– no invierta 4.5 horas diarias de trabajo no remunerado más que los hombres

– no se deporte a mujeres por buscar una vida mejor para ellas o sus hijXs en otro país

– nuestras experiencias y vivencias sean tan importantes como las masculinas

– nadie decida sobre mi identidad de género, más que yo

– no se le dé carta blanca a un violador sólo por dedicarse al arte o la difusión de información

En conclusión, que no me feliciten por el Día Internacional de las Mujeres hasta que se reconozca y se nos trate como seres humanos. Así, sin más. Seres humanos. Completos.

Acerca de Xalaila

Licenciada en Relaciones Internacionales, próxima Maestra en Terrorismo y Seguridad, activista en derechos humanos, feminista.
Esta entrada fue publicada en mujeres, mundo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s