¿Qué es la democracia?

[También publicado en Crónicas Condenadas]

La palabra ‘democracia’ se ha vuelto muy popular en estos últimos tiempos; todo mundo habla de ella, algunos como si fuera una realidad, otros como si fuera un sueño al que hay que aspirar, otros más como si fuera una meta en común. Pero ¿qué es en realidad la democracia?

Sabemos que este sistema político nació en la antigua Grecia con el objetivo de buscar la inclusión del pueblo en las decisiones gubernamentales. La raíz etimológica significa, literalmente, gobierno del pueblo. Sin embargo, hay que matizar: “pueblo” se refería en este caso únicamente a los hombres libres. Como las mujeres eran consideradas hombres incompletos, no se les incluía en la toma de decisiones de ningún tipo. El resto de la población griega se formaba de esclavos y extranjeros, los cuales obviamente tampoco tenían voz ni voto. Como vemos, la democracia original no era precisamente incluyente.

Aún así, resultó ser un mejor sistema que los existentes: mejor que las dictaduras, que las tiranías y que las aristocracias (o reinados). Para Aristóteles, el que fuera “mejor” no sólo se debía al proceso sino a las personas mismas que ejercían el poder, pues creía que la participación de todos y cada uno de los ciudadanos podía llevar al caos. Así, la idea de democracia que tenemos ahora se basa en la de este filósofo: una clase más educada gobierna en representación de todos.

Cabe señalar que ésta es la idea de democracia que tenemos, no necesariamente la realidad (lean el resto de las Crónicas, si no me creen). La mayoría de los sistemas políticos modernos se basan en la representación: cada ciudadano/a elige a un representante con el que se sienta identificado/a y éste participará en una asamblea para tomar decisiones en beneficio de todos. De aquí surgen los diputados, senadores, presidentes municipales, presidentes federales, asambleístas y demás. Pero también los representantes estudiantiles dentro de cada universidad, los administradores de condominios, los líderes sindicales….

En la práctica, este lindo sistema se ha ido desvirtuando, porque como preveía Aristóteles, las personas son una gran parte de su funcionamiento: la diferencia entre que sea bueno o no está en el nivel de compromiso que tengan los representantes, en la exigencia y comunicación que con ellos tengan los ciudadanos, en los intereses de unos y otros. Como ésta es la Crónica Amable, no me pondré a dar ejemplos de supuestos representantes que velan por sí mismos y no por la gente ni por el país; eso lo pueden leer en otros lados. Pero sí quiero mencionarles algo que me da esperanza de que la democracia realmente es posible: los movimientos de ocupación alrededor del mundo.

Las decisiones en estos movimientos se toman en asambleas generales donde participan todas las personas que quieran, en general son las que están ocupando un espacio público. Esta gente decide desde cuánto tiempo permanecerán ahí, quién se encargará de la limpieza o cómo se repartirán la comida, hasta las exigencias políticas o económicas que presentarán ante el gobierno en turno o ante la sociedad en su conjunto. Algunas veces se dividen en comités y las decisiones que ahí se tomen se presentarán ante la asamblea general para ser votadas. Claro que es mucho más fácil crear un sistema realmente democrático en grupos pequeños que en una sociedad de más de 100 millones, pero es un buen ejemplo a estudiar.

En palabras de Shimon Peres, “La democracia implica una división, una colección de desacuerdos. No es un lugar de gente similar sino de gente diferente. Su principio no es de igualdad sino de igualdad de derechos para que cada quién sea diferente y no obstante las diferencias y los puntos de vista variados, sea posible vivir juntos y sin violencia. La democracia es la historia de la pluralidad y la tolerancia, no de la victoria y la imposición. Por ello no hay victorias en la democracia, hay paz y la paz es la verdadera victoria de la vida política de los pueblos.”

Fotografía de Ruth Villela

Acerca de Xalaila

Licenciada en Relaciones Internacionales, próxima Maestra en Terrorismo y Seguridad, activista en derechos humanos, feminista.
Esta entrada fue publicada en política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué es la democracia?

  1. Definitivamente la palabra democracia es polisémica, cada quien la entiende a su manera. Sin embargo, no debería entenderse como el gobierno de la mayoría porque es más que eso, es más que elegir. A nuestra hermosa América Latina le resta mucho camino que recorrer, dejar atrás las transiciones y ser participes de lo que ocurre en nuestros países. Dejar de ver la democracia de un lado, no es solo recibir y exigir es cumplir con deberes, ejercer nuestra ciudadanía.

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s