Hombres y aborto

Con motivo del 5° aniversario de la ILE en el DF, ayer salió en Animal Político una columna sobre la postura que deberían tener los hombres respecto al aborto. Bien pensada y sustentada, básicamente dice que los hombres también deben responsabilizarse, no sólo por “haber embarazado” a una mujer, sino por todo el tema de los derechos sexuales y reproductivos. Estar informados sobre estos derechos, sobre las medidas de protección más efectivas, sobre todas las posibles consecuencias de sus acciones es sólo el primer paso. En realidad, argumenta, se trata de reconocer la autonomía de cada persona, y recalca que las mujeres también entramos en esa categoría.

No se trata de que los hombres decidan si su pareja se practica o no un aborto. Se trata de reconocer que la vida y el cuerpo más afectados en un embarazo son los de la mujer. Se trata de apoyarla, estando bien informados, en cualquier decisión que tome.

Desde luego, no se hicieron esperar los comentarios que acompañan cualquier intento de diálogo sobre el tema: en qué momento empieza la vida (“desde que se juntan los ADNs, dice una mujer presuntamente versada en genética), el feminismo que sólo se enfoca en las mujeres, el ego de las mujeres por no querer tener un hijo. En fin. Lo de siempre. En realidad, no me sorprende que la mayoría de los comentarios vayan en ese sentido; más bien resulta difícil abstenerse de discusiones estériles. Y hablando de discusiones estériles, justo acaban de responder a mi comentario sobre la importancia de que los aliados del feminismo alcen la voz con “sería bueno que las aliadas reconocieran los derechos reproductivos de los hombres”. Ya no sé si reir o llorar.

Éste último punto es precisamente el que quería tocar en esta entrada y que me he tardado tanto en introducir: los aliados. Hay muchos hombres que, sin llamarse explícitamente feminista, comulgan con los principios del movimiento: la equidad de género, el respeto a los derechos de las mujeres, la protección de nuestra autonomía y nuestros cuerpos. Hay muchos hombres que están a favor de despenalizar el aborto, que es el tema que nos atañe y es precisamente lo que el autor del artículo señala y lo que yo quise subrayar en el comentario que dejé.

Necesitamos escuchar las voces de estos aliados. No solamente porque para los hombres que se aferran a mantenernos subordinadas hagan caso (aunque eso siempre ayuda), sino para saber que no estamos en una “guerra de sexos”. Ésta no es una lucha de las mujeres sólo porque seamos egoístas. También es una lucha de los hombres en tanto que un embarazo también tiene sus repercusiones sobre ellos. Generalmente, quienes están a favor del aborto son conscientes de los cambios que un embarazo y/o un hijo implican y están dispuestos a tomar responsabilidad. Por lo tanto, merecen estar plenamente informados sobre la ILE en toda su extensión. Y una vez informados, a su vez a propagar la información, a decirnos a quienes peleamos por este derecho fundamental a nuestra autonomía: aquí estamos.

Gracias a Omar Feliciano por la columna y abrir el espacio a estas voces. Gracias por señalar la importancia de la información, los datos, la solidaridad. ¿Por qué es vital que hablen los hombres sobre el tema? Dejo que él mismo responda:

Justo porque estas decisiones tienen que ver con mi libertad y mi autonomía reproductiva, porque es un imperativo ético, “porque nadie es libre hasta que todas seamos libres” para parafrasear a FHAR (frente homosexual de acción revolucionaria) porque reconocer la autonomía reproductiva  como un derecho humano fundamental es indispensable, porque la misoginia y la homofobia son dos facetas del mismo sistema patriarcal y porque con el avance de la tecnología en reproducción asistida se abren debates y frentes respecto de la filiación, la maternidad y la paternidad que tienen implicaciones para las familias construidas por gays y lesbianas a través de estas técnicas.

Acerca de Xalaila

Licenciada en Relaciones Internacionales, próxima Maestra en Terrorismo y Seguridad, activista en derechos humanos, feminista.
Esta entrada fue publicada en cambio social, derechos humanos, México, mujeres y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s